jueves, 8 de noviembre de 2007

Arrivederci colega

En estás circunstancias lo mas normal y lógico sería escribir una entrada lacrimógena y que apelara al sentimentalismo más patético, pero afortunadamente no soy de esos y me dispongo a, evitando tambien ponerme seudo.metafísico, escribir sobre algo que me toca vivir.

Los amigos son una cosa que al menos yo nunca he pensado en perder, siempre he pensado que son quienes siempre están y estarán, pero la vida, como dice Mafalda, muchas veces se empeña en hacernos este tipo de porquerias.

Se que en su día fui yo quien cambió de lugar y por ende dejó atás muchas cosas, incluidos los amigos, con quienes sigue el contacto pero desde luego no es lo mismo. El caso es que hoy toca despedir a un gran amigo, que nos seguiremos viendo, pero desde luego que no será lo mismo.

Hoy toca despedir y desear lo mejor a alguien que se merece lo que le está tocando y la oportunidad que se le ha presentado. Desear lo mejor, pero nunca suerte, porque suerte se le desea a los mediocres y a este sujeto lo que le deseo son éxitos.

1 comentario:

Gloria dijo...

que cotilla que soy, pero quiero saber a quien le deseas exitos en su partida (jeje)

Gloria