viernes, 5 de octubre de 2007

Idiotez aprendida

Volví a ver, después de unos años, The Wall, esa obra maestra musical llevada al cine a finales de los 70´s por Pink Floyd y volví a sentir lo mismo que la primera vez que la vi.

Es una escena en la que se ve a unos niños repitiendo como loros la lección y como con el paso de los años, se vuelven mayores y van derechitos a una trituradora de carne, sin siquiera plantearse un segundo el salirse de la cinta transportadora y sin dejar de repetir la lección.

Metafórico, como toda la película, pero no por eso menos claro. Vivimos según lo que nos han enseñado, una tradición, una forma de comportarse, una religión, siempre es lo mismo, repetir la lección y nunca pararse un segundo, mirar desde fuera la situación e intentar reflexionar. El pensar nunca ha estado bien visto.

Mientras tanto el que piensa es el mal visto, del que se ríen aquellos que inexorablemente serán carne de trituradora. Por mucho que lo sueñe siempre será un incomprendido por pensar y no solo no logrará ninguna revolución, sino que tampoco logrará salvar de la picadora al necio que no quiere ver.

Animo chiquitín, piensa en no caer tu en la trampa de repetir la lección, los necios siempre lo serán y no tienes porqué salvarles, no te escucharán y la tomarán contigo, no se merecen que los salves. Piensa que quizá la ignorancia les haga mas felices que a ti el pensar, pero al menos tendrás un final mas digno que todos ellos.

3 comentarios:

txaro dijo...

gracias doctor por recordarme el nombre de esa enfermedad que durante la ultima semana me ha estado provocando insomnio; y recordarme tb que no tiene cura ...

de todas formas pienso seguir pensando... aunque me quite el sueño

Javier Orcali McFly dijo...

Ohhhh, Txaro, dichosos los ojos que te leen por aquí. Cuando vuelvas a sufrir de insomnio (te entiendo perfectamente) recuerda mis palabras "mejor pasar una noche que otra en vela, pero no ser un autómata absurdo".

Gloria dijo...

Quizás sea la prepotencia la que no te deje ver que no eres el único que piensa, y que llamando necio al mundo te limitas la oportunidad de confiar en que existe un cambio si te lo propones, sólo que no quieres luchar por salvarte ni si quiera tú mismo el culo. Si eres tú el único que observa el final y no haces nada por cambiarlo acabaras tu tambien en la trituradora y hasta repitiendo la lección.

Si, pensamos y nos damos cuenta de la indefensión (quizás también idiotez) que hemos aprendido pero eso no significa que no luchemos a nuestro modo contra el final predeterminado, y que tengamos una idea de la lucha distinta a la tuya.

Yo personalmente te agradezco cada una de las conversaciones que me han hecho mirar desde otra perspectiva, pero no siempre tienes razón, y no todo el mundo está exento de pensamiento.

Que fácil es criticar sin capacidad de mirarse a uno mismo. ¿en qué piensas cuando lo haces, sólo en la lección que no quieres repetir mientras la memorizas?

Gloria