lunes, 24 de marzo de 2008

Dictaduras y dictadores

Hoy se cumplen 32 años del comienzo de la página más dramática de la historia argentina. El 24 de marzo de 1976 un golpe de estado derrocaba a Isabel Martínez de Perón y se instalaba en el poder una dictadura militar que se llevaría por delante la vida de 30.000 personas.

No solo es necesario que no se vuelva a repetir, también es necesario que los protagonistas de aquella barbarie paguen por sus fechorías sin distinción. Desde las cabezas visibles de la dictadura, pasando por quienes ejecutaron las descabelladas órdenes de sus superiores y como no la iglesia, que no se sabe como lo hace, pero siempre aparece implicada en este tipo de asuntos.

Afortunadamente existe en Argentina una opinión generalizada contra los protagonistas de esa dictadura. Buena nota tendrían que tomar otros estados, que se presumen más desarrollados y se implican en condenar dictaduras ajenas, mientras que en su propio territorio los protagonistas de otra dictadura y su descendencia campan a sus anchas y la sociedad, repito, teóricamente más desarrollada, en buen porcentaje niega aquella barbarie.

Por decirlo de forma corriente: limpia primero tu casa antes de ir a criticar la mierda del vecino.

2 comentarios:

Sra. Garrafa. dijo...

Qué coño habrá en sus cabezas.

>>> rbk dijo...

Es cierto, envidio la opinión generalizada que dices que hay en argentina en contra de la dictadura. Para eso tenemos a los españolitos, defensores patrios, justificando atrocidades que se hicieron aquí, pero tranquilo, seguro que también apoyan las que se hicieron allí, aunque claro, por eso de ser "más desarrollados" dirán aquello de "Franco nunca hizo vuelos de la muerte". Eran más sutiles que todo eso, tanto que lograron estar 40 años dando una imagen de normalidad que todavía hoy defienden. Asco me dan. Pero yo confio en que, tarde o temprano, les llegará su turno, eso sí, respetando cada uno de los derechos que ellos negaron a sus víctimas.