martes, 1 de enero de 2008

There, there.

La fiesta no fue tal y el año empezó mucho más tranquilo de lo esperado. Poco que hacer por estas latitudes, al parecer la vejez llega antes de lo deseable. La solución la dió la televisión de pago: Tom Yorke y los demás en un concierto integro por la tele.

Lo dijo la Sra. Garrafa: las no-nauseas y el no-dolor de cabeza pueden ser un presagio de que este es el año que viene distinto, falta que hace. Se acabó perder el tiempo, se acabaron los planes que no aportan nada y condicionan los propios proyectos. No merece la pena.

Allá vamos 2008. Que estos fueran los primeros acordes escuchados en el año tampoco deja de ser una curiosidad interesante.

2 comentarios:

>>> rbk dijo...

Seguro que estos acordes son un buen presagio. Yo tengo clara una cosa cuando se inician los nuevos años: No hacerme promesas, me evito así la frustración de no cumplirlas. Ánimo con este 2008!

patri dijo...

Whooooooo Javi! GRacias por esta canción me viene de putísima madre para el morao de yerba que llevo!!!

PD.Ya keda poca...

Besos hasta Argentina!

Patri Saavedra.