jueves, 17 de enero de 2008

Ser un necio sería francamente genial

Me gustaría ser feliz, tener un dios y una religión. Tener un trabajo estable en el que ocupar mi tiempo y vivirlo como una fortuna en lugar de cómo una tortura. Tener una casa, un perro, un coche, una mujer y muchos niños a los que alimentar.

Sería una bendición tener una hipoteca vitalicia y muchas deudas para sentirme realizado en esta vida. Me gustaría no querer cambiar nada y alegrarme de los males del mundo para sentirme bien por no estar tan jodido como otros.

Me gustaría no tener ambiciones y conformarme con lo que la vida buenamente me da. Me encantaría ser todo lo que desprecio, ser un necio sería francamente genial. Los necios, aunque engañados, son los únicos que son realmente felices.

Foto de Ricard Aymar

3 comentarios:

Gloria dijo...

Leo este tipo de entradas tuyas y de primeras me enerva, me pone los pelos de punta y se disparan mil ideas en mi cabeza para discutir lo que dices, después me gusta pensarlo, sacar lo positivo y aprender de lo que merece la pena de todo lo que piensas, al fin y al cabo se que se debe aprender de ti, después de unos pocos meses ya lo he comprobado.

De primeras estoy de acuerdo con muchas cosas de las que dices ahí: la democracia adormece la conciencia del humano de un modo abrumador, como diría Erick From, este se deja llevar, es la forma mas fácil de no tener problemas, de sentirte como los demás y no pensar en cambiar las cosas.

Sin embargo la sociedad está enferma porque no tienen lo que realmente les hace felices, que puede ser su mujer y sus hijos, pero no creo que lo sea una hipoteca vitalicia porque no conocen el modo de luchar contra el sistema, igual que no lo conocemos nosotros. Podría continuar, ya que hecho de menos conversaciones de este corte contigo, pero... lo dejaré para otro momento.

Que sigas siendo feliz tal como lo eres ahora.

Besos Gloria.

Sra. Garrafa. dijo...

Te faltó la tele grande que te cagas.

Aliena dijo...

Me gusta la gente inconformista.

:))

Saludos.