viernes, 25 de abril de 2008

No surprises

Sin alarmas y sin sorpresas me despierto del letargo. Se acabó la esclavitud, se acabó la pasividad, se acabó sobrevivir sin alarmas y sin sorpresas.

Es momento de guerra en tiempos de paz y equilibrio. A las barricadas o al monte a dar guerra con la paz que da esta banda sonora.

Es hora de plantar cara a quien corresponde, es hora de hacer tragar su polvo a un extracto de lo más bajo del ser humano. Es momento de mi guerra particular, en armonía, sin alarmas y sin sorpresas.

A los delincuentes, a quienes aún no les queda claro que la esclavitud es parte del pasado se les dará los suyo y donde mas les duele: en el bolsillo. Para ellos si que habrá muchas alarmas y muchas sorpresas.

Estoy en paz, quiero sorpresas y quiero alarmas para quienes se las han buscado y para los que hasta ahora han disfrutado de vivir sin alarmas y sin sorpresas.

3 comentarios:

El Amigo de la Miss dijo...

¡a por ellos!

Un beso

Sra. Garrafa. dijo...

Cómo me gusta...no por la melodía, que también, sino por cómo invita a la rebelión y al inconformismo desde la más profunda calma.

¡Feliz y movido fin de semana! (y lo que vendrá después)

Soledad Burgos dijo...

para los que hasta ahora han disfrutado de vivir sin alarmas y sin sorpresas.....

buena frase
un beso