miércoles, 6 de febrero de 2008

Votar PP es votar fascistas y reaccionarios

El Partido Popular de Albacete ha presentado a una maravilla de candidato al Senado. Su nombre es Dimas Cuevas, periodista y director de La Tribuna de Albacete, que ha dejado el periodismo para dedicarse a la política.

Hasta aquí todo perfecto, no tiene nada de malo que un periodista, como puede hacer un taxista, un abogado o un albañil, decida dedicarse a la política. El problema, en este caso, es que el sujeto en cuestión cuando se tira de archivo tiene algunas perlas que merece la pena destacar.

“Las bodas de lesbianas tendrán que incluir diversas variedades de tortillas, y de postre, bollitos con nata; y los convites para homosexuales serán a base de quimbos, perritos calientes y plátanos al horno [...]. Si se casan dos mariquitas y uno es muy, pero que muy mariquita, igual no pone pegas a colocarse las ligas, pero puede que acabe haciendo un strip-tease por las escaleras” decía muy simpático en un artículo publicado en 2004.

Otra perlita de Dimas Cuevas fue “Si la palmo antes de lo previsto, prohíbo que den a mis chiquillos en adopción a ningún matrimonio de gays, lesbianas o mediopensionistas. Sólo falta que los traigamos al mundo, los criemos y los eduquemos para que luego acaben los pobres rodeados de cualquier cosa”. Preferirá este señor, esperemos dios no quiera, que si muere sus hijos acaben en un orfanato religioso donde puedan provocar a sus piadosos tutores.

En su despedida a los lectores del periódico Dimas Cuevas manifestó: “Jamás he firmado algo en lo que no creyera”. Este es el PP, que nadie se engañe, en el partido ha vencido el ala dura y reaccionaria, de ahí se explica el no contar con el valorado Ruiz Gallardón y sí con este tipo de gentuza.

Queda poco para las elecciones y cada uno sabrá lo que tiene que meter en las urnas, lo que está claro es que hay que ser muy necio para no reconocer que votar PP es votar fascistas y reaccionarios. Allá cada uno con su conciencia.

4 comentarios:

Gloria dijo...

¿Ves como te tenías que dedicar a la política? Ahí, haciendo precampaña electoral.. :).

Nunca creí que diría esto antes de unas elecciones, pero es inevitable ver con claridad que se han tirado demasiado pa la derecha, y ya con las listas que presentan no han podido cagarla mas, a parte, claro, de las propuestas de gobierno que hasta ahora han pincelado.

A pesar de ser competencia en política económica, con lo social han metido demasiado la pata.

Simo dijo...

Pego aquí la columna de hoy de Manuel Rico de Público, es para no perdérsela.

En la boda de Dimas Cuevas, no hubo ni tortillas, ni plátanos al horno, ni perritos calientes. Eso es comida de maricones. Los comensales degustaron fabada asturiana, morcilla de Burgos y cordero segoviano, un menú macho y español. Y a los postres, se organizó un concurso de ventosidades. Por supuesto, ganó el novio, que ya desde pequeñito tuvo la fortuna de gozar de un vientre generoso para la fabricación de ruidos.

En la boda de Dimas Cuevas, ningún mariquita hizo un strip-tease por las escaleras. Los mariquitas tendrían que estar todos en la cárcel por degenerados. Cuando terminó el banquete, Dimas y sus amigotes se fueron a una casa de citas, cantando en el autobús, bebiendo entre eructos y haciendo chanzas sobre las fulanas. Y, al bajarse, antes de entrar en el puticlub, se retaron a la tradicional meada competitiva. Esta vez, no pudo ganar Dimas y es que La Mancha no da lo que natura non presta.

En la boda de Dimas Cuevas, el protagonista fue un neanderthal disfrazado de pingüino, que ahora tiene intención de sentar sus gigantes posaderas en los escaños del Senado. Nunca cayó tan bajo la Cámara Alta.

PD: Por supuesto, este artículo tiene un tono soez y jocoso que en ningún caso pretende ofender.

La Miss dijo...

Vamos a dejar el tópico ese de la competencia en política económica, ya está bien de lugares comunes. A base de privatizarlo todo, crecer con la contrucción como motor y crear una burbuja inmobiliaria es evidente que los números macroeconómicos quedarán bonitos.

El problema es que cuando ya no queda que vender (porque has privatizado todo) y la burbuja se hace gigante y amenaza con explotar, entonces ahí es cuando se ve que por mucho que los números dijeran misa eran insostenibles hipotecando el futuro. Eso si hablamos solo de economía pura y dura, cuyo modelo ha fracasado estrepitosamente, olvidandonos a posta del daño colateral causado en un tema tan delicado como la vivienda.

Por eso digamos las cosas como son y justificando lo que decimos, eso de recurrir a tópicos me toca los cojones, que alguien me explique donde está la competencia en política económica.

PD: Muy bueno el artículo Simo, gracias por tu aportación.

Gloria dijo...

Vuelvo a tocarte los cojones ehhh, ya hasta me empieza a gustar no se cuantas veces van ya. (jeje. Las debería contar.

Pero si sigues enseñandome con todo esto.

Besos petardooo, que te quiero mucho. jjaaja