miércoles, 12 de septiembre de 2007

Tradición (son los idiotas los que hacen idioteces)

Recuerdo hace muchos años preguntarle a mi madre, no recuerdo con respecto a que: “¿Pero por qué la gente hace esa idiotez?”. Su respuesta fue: “eso es una tradición” e inmediatamente preguntarle: “¿Y que tiene que ver que sea una tradición, si no deja de ser una tontería?”.

Pasan los años y esa pregunta sigue para mi sin tener respuesta, y si la tiene, no es otra que “son los idiotas los que hacen idioteces”.

Hoy la reflexión viene a cuento de la “fiesta” del Toro de la Vega de Tordesillas, en Valladolid, que consiste en soltar a un toro en el campo mientras los palurdos de turno, a caballo, le dan muerte con unas lanzas. Ante tal animalada, cuando se pregunta a los defensores de la fiesta su argumento es: “es una tradición del pueblo desde hace cientos de años”.

El viejo cuento de la tradición, como no. El caso de Tordesilla no es mas que un caso anecdótico, como en otros pueblos ven tan normal tirar una cabra desde el campanario.

En algunos lugares su tradición es la Ablación del clítoris y nos escandalizamos de las tradiciones de los otros ¿Pero con las nuestras que pasa?Que algo sea tradición no implica que el sentido común no pueda pasarle a mejor vida como sería lógico, por ejemplo, que pasara con esta fiesta. Pero claro, de eso de lógica como que nuestra especie no va muy sobrada que digamos.

4 comentarios:

Sra. Garrafa. dijo...

Como todas las tradiciones ya no ridículas, sino crueles, acabarán extinguiéndose pero...¿Lo veremos nosotros? Creo que no. Es difícil hacerle ver a alguien con una mente cerrada, criado en un ambiente taurino, que lo que considera "arte" no es tal sino una matanza (y no digo asesinato porque creo está reservado a las personas, pero es el concepto que mejor lo representa a mi entender).
Y como dices, esto es un ejemplillo más de cuán burra es la gente y cómo se excusa para desahogar sus instintos más bajos. Hoy es acuchillar un toro, mañana colgarnos de un pato hasta que se separe el cuerpo de su cabeza, pasado es arrojar una cabra desde un campanario...Esperemos que nadie invente nuevas tradiciones.

Gloria dijo...

Intentando responder a tu duda existencial, y dejando claro que no voy a defender ninguna tradición de este tipo porque ni si quiera puedo verlos, me pone de mala leche, te voy a hacer una pregunta:

¿te acuerdas del día que hice el cateto? Pues esa puede ser la explicación.

Más que una tradición, es que la gente se sigue divirtiendo con ese tipo de espectaculos, medievales y romanos compitiendo incompensablemente con las bestias.

Al menos esa es la respuesta que encuentro yo.

Besos
Gloria

Javier Orcali McFly dijo...

Sra. Garrafa: poco que agregar.

Gloria: no compares, anda, no me toques las pelotas y además has hecho una interpretacion libre del texto.
El tema era solo un ejemplo, a lo que iba con la entrada es a que no creo que nada tenga que tener valor por "ser una tradición".

Daso dijo...

Simplemente ocurre porque la masa es bruta. Posiblemente si ponemos a cada uno de esos seres por separado no actuarían así (muchos de ellos, no todos) pero si los ponen en masa entonces se embrutecen. Miren sino como actúan las barras de futbol cuando están molestas.