miércoles, 11 de abril de 2007

Parecerá que fue un accidente

A horas de haber terminado esa semana maravillosa, especialmente en Sevilla, donde los fariseos más variopintos y la prebe amante de las tradiciones más ¿catetas?, se dan cita en la calle para entorpecer la normal circulación por la ciudad, me puse a darle vueltas al asunto.

Siempre me he preguntado que pasaría si a un mesías le diera por aparecer en estos tiempos que corren. A aquel lo crucificaron, pero al menos ahora le hacen procesiones. (Si el primer hippie de la humanidad levantara la cabeza, que poco le gustaría que se usara su santo nombre en vano).

Ese mesías ya está muerto, o crucificado, resucitado de entre los muertos y sentado a la derecha de dios, padre todo poderoso y bla bla bla. Pero lo que me atormenta es: ¿que pasaría si hoy aparece uno con el mismo rollo? Por aquel ya queda poco que hacer, está claro. Alguna vez me plantee, dadas las oportunidades laborales, la posibilidad de dedicarme a eso, a lo de mesías digo, pero he de alertar a posibles interesados que la opción de trabajar en bares es mas reconfortante.

Todas las religiones apuntan hacia lo mismo, a no pensar, dios dice, Alá dice y su puta madre dice, pero ninguna, o casi ninguna (el budismo me hace dudar), incita, estimula o favorece el libre pensamiento. Con los estados pasa lo mismo. Esto es así, se hace así, esto es bueno, esto es malo y el que piensa distinto es un infiel, el infierno le espera.

Los mesías, en cambio, traen algo nuevo, un mensaje que atribuyen al dios que le de la gana, pero que viene a revelarnos algo, un mensaje, que lógicamente es algo nuevo, porque si es algo ya establecido ¿para que va a mandarnos al tipo este?¿qué sentido tendría? Para eso tenemos al amigo Federico.

Con estas religiones y el mundo organizado (tipo laico de religión moderna) que tenemos , queridos feligreses, nos cargaríamos al santo que fuera, porque hace 2000 años y ahora impera lo mismo, a aquel se lo cargaron por levantar su voz contra muchas cosas que el sentido común apuntaba y hoy tres cuartos de lo mismo. Todo los días muere en el mundo gente por oponerse a distintas barbaridades y no solo en dictaduras absurdas (que despreciamos en nuestro “mundo civilizado” porque nos suenan a otros tiempos), también en nuestro primer mundo ocurre lo mismo, quizá aquí me puedo permitir escribir esto con nombre y apellido, pero esto lo leen mi madre y dos amiguetes, eso no es “peligroso". Además tampoco es rentable y da muy buena imagen que un don Nadie pueda decir o escribir lo que le salga de las pelotas, eso es libertad de expresión, si señor.

Pero los medios de comunicación son lo que son y los controla quien los controla, a ver quien es el valiente que da la nota. Y pienso en los medios porque es lo que me toca y son, creo yo, “la misa de doce 24hs de los estados desarrollados”, con otra forma, pero el mismo fondo.

¿Y si uno se empeña en ser un mesías moderno, uno que quiere cambiar algo desde la lógica, que cuestione las bases de lo establecido?¿Y si comienza a gozar la criatura de cierta relevancia? Hace 2000 años lo crucificaron, hoy: parecerá que fue un accidente...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Mc Fly, antes que nada quiero felicitarte por haber creado este espacio de opinión. Digas lo que digas, por más idiota que sea, lo voy a leer.
Sobre el blog, si apareciera un mesías en nuestros días no lo sabríamos diferenciar de un "recien salido" de Gran Hermano o de un estrellado de OT.
En fin, el único mesías que vive y siempre vivió entre la Humanidad (cristiana, judía, islamica, budista, atea, etc)es el dinero, la guita, la plata, la viruta o como demonios (amen) quieran llamarlo. Y este mesías no resucita, a lo mejor se libera después de estar un años a plazo fijo y nada más.
Felicitaciones de nuevo, te mando un abrazo desde tierras malagueñas (me da corte decir que estoy en Marbella, siempre hay un malpensado que cree que acá se vive del pelotazo).

Saludos,

Emiliano Cavalli

Pip dijo...

Como sabrás, coincido bastante con tus opiniones no-religiosas, pero de ahí a pensarte como mesías... como decía un anuncio ya antiguo de mostaneza "¿para qué, si así estamos bárbaro?"