martes, 31 de julio de 2007

El Bribón

Ya era hora que alguien lo dijera sin cortarse un pelo: “Esta es pues una familia impresentable, rodeada de censura de prensa y con un nivel de empalago de la mayoría hacia una institución caduca que clama el cielo”. Son palabras de Iñaki Anasagasti, senador en representación de Bizkaia y peso Pesado del PNV (Partido Nacionalista Vasco).

En un artículo publicado en su blog personal, el político analiza sin pelos en la lengua el hecho de todo lo que rodea a la monarquía en España, tema que parece que en este país nadie se atreve siquiera a poner en duda.

Quizá sea el secuestro de la revista El Jueves el que diera el empujón a Anasagasti para publicar ese artículo. Falta hacía que alguien con la repercusión pública de este señor hiciera.

Aunque lo vea complicado, espero que en algún momento se pueda pasar de las palabras a los hechos, tiempo al tiempo, eso ya lo veremos. En todo caso celebro la valentía de Anasagasti por, al menos, intentar generar cierto debate al respecto.

2 comentarios:

gloria dijo...

Leí la entrada de Anasagasti y me ha parecido que expresa muy claro lo que muchos españoles estámos pensando de la familia Real: Es un pasote. Se puede ser monárquico pero no carajote.
Al margen de querer o no una república, creo que lo que tenemos en España no es una monarquía, como dice Anasagasti el tema del "Barquito Nuevo", los dos meses de vacaciones, los tropecientos miembros de la familia... son tan escandalosos como la censura a la revista el Jueves. Ya está bien de cachondearse de nosotros no?.
Que el colega tiene ya 70 años y todavía está comiendo del bote a lo bestia.

Respecto a la pelotería del PSOE, no lo tengo tan claro, personalmente opino que se les ha visto gestos de querer tb una república, pero con falta de cojones, porque si cambian todo del tirón en el País... la cagaron y se quedaron sin votantes, que es lo péor que les podría pasar claro...

Un saludito
Gloria

Sra. Garrafa dijo...

A mí me indigna que críen y críen, claro, ellos si trabajan en por amor al arte, porque un dinerillo sí que se llevan, eh. Ríanse de los 2500 euros.
No creo que ningún representante-diplomático español o de cualquier otro país merezca tal barbaridad de pasta, posesiones y servicios. Pero en cualquier caso no es culpa de los políticos, sino de los votantes que no sólo no se indignan, sino que les encanta verlos en la tele, babean con su prole y piensan "Qué elegante". No te jode, le estás pagando los trapitos, so melón!
¿Y PSOE? Hombre, porfavor, ahí está el presi, predicando con el ejemplo, gastando de las arcas miles y miles de euros en poner mona la casita de playa para que la disfrute su familia. Así nadie protesta porque otros chupen del bote porque todos están chupando y, como siempre, la respuesta está en nuestras manos.