domingo, 4 de octubre de 2009

Merecimientos

Horas, posiblemente días y quién sabe si meses. Que difícil se hace por momentos vivir pendiente de un hecho, de una cosa en particular, como si de la elección de una sede olímpica se tratase.

A veces se hace necesario aprender a medir más las cosas y no vivir en un todo o nada constante, a darle a todo su valor y no hacerlo a todo o nada. Darlo todo o no dar nada.

Contar las horas se hace realmente complicado, pero el presente ilusiona y de ilusiones dicen que se vive. Esta vez lo he dado todo, incluso más que nunca, pero nadie me quita de la cabeza que es el todo acertado.

Cuento las horas para apagar la incertidumbre y a la vez espero, pero lo hago con el convencimiento de que nunca he merecido ni deseado tanto nada. Ya he ayunado, he meditado y ahora espero, algo que como nunca me he ganado.

3 comentarios:

Daimon. dijo...

La gente vive de ilusiones, ideas pensamientos, si no hubiese nada que nos hiciera tener metas, sueños, esperanza, no habria motivo para levantarce en la mañana. Pero muchas veces esto se puede volver en nuestra contra.

Lux dijo...

Esperar y desesperar es casi lo mismo y haces bien de seguir los consejos de sidharta ..no hay mucho mas por hacer al respecto...solo saber ( y no tengo idea de que es lo que te hace esperar asi)que si sale bien ...celebremos! y si sale mal ...sigamos y punto.
Saludos, intentare darme una vuelta por aca cada tanto , te invito a vistar mis post cuando quieras!

Amanda Monteiro dijo...

Bastante interesante el nombre de tu blog. Te invito a visitar el mio. http://elpalpite.blogspot.com